Grecia, Malta o Israel están muy bien, pero con eso los británicos no harán vacaciones. Para ellos, las vacaciones son España. Portugal, tal vez. Pero España. Por eso la prensa de Londres publicó a grandes titulares qué está ocurriendo en España. Y esta vez parece que las cosas se están haciendo bien. Fernando Valdés, el secretario de Estado de Turismo (a quien llaman Mr Verelst, por su segundo apellido) hizo unas declaraciones en las que dice estar negociando con el gobierno británico cómo será el verano.

En primer lugar, “predice que España estará en la lista verde del sistema de viajes que se introducirá en junio”, lo cual quiere decir que al regreso, no habrán de someterse a una cuarentena. Según el periódico The Sun, Valdés dice que “tenemos el 22 por ciento de la población que ya tiene la primera dosis de la vacuna, por lo que esperamos que en junio tengamos la luz verde.”

Lo más interesante, que indica que esta vez vamos en serio es que “estamos teniendo conversaciones con el gobierno británico para conocer mutuamente los sistemas digitales de información que nos intercambiaremos y cuyas pruebas se inician en nuestros aeropuertos en mayo”.

Aunque no debe de estar absolutamente seguro de lo que dice porque añade que “es una gran noticia que se considere a las islas separadamente del continente”, lo cual implica que estas, si mantienen cifras de contagios bajas, podrían tener turismo independientemente de lo que ocurra con la Península.

España no se puede permitir un verano como el 2020

El secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, ha reconocido que los profesionales y empresarios turísticos llevan meses advirtiendo: otro verano perdido sería la estocada definitiva para la ya de por sí maltrecha economía española.

El turismo, con gran diferencia el sector más afectado por la pandemia, representaba antes de la crisis sanitaria el 12,4% del PIB español, una contribución irremplazable por mucho que algunos representantes del Gobierno se empeñen en apostar por la búsqueda de industrias alternativas de la noche a la mañana.

En el marco de una jornada organizada por la Universidad Nebrija, Valdés manifestó recientemente que “España no se puede permitir un verano como el de 2020”. “Desde la consolidación del turismo de masas no nos habíamos enfrentado nunca a una situación así. Tenemos un problema, serio, pero también una estrategia para afrontarlo”, afirma.

El plan del Ejecutivo para recuperar las cifras turísticas lo antes posible no incluye las esperadas ayudas directas que llevan meses reclamando los empresarios del sector. Según explica el secretario de Estado, se basará en pilares como la sostenibilidad social y territorial; la transformación digital; la eficiencia energética y la economía circular aplicada al turismo; y la conservación del patrimonio.

Fuente: Preferente.com